Utah prohíbe los abortos después de 20 semanas de embarazo

El gobernador de Utah, Gary Herbert, firmó una nueva ley el lunes que prohíbe los abortos después de 20 semanas.

La patrocinadora de la medida, la senadora republicana Cheryl Acton, dijo que patrocinó el proyecto de ley para reducir la cantidad de abortos en el segundo trimestre que “conmocionan la conciencia”.

“Utah es conocido como un estado pro-familia. Tenemos la tasa de natalidad más alta de la nación”, dijo Acton durante una audiencia el mes pasado. “Así que debemos ser el lugar más seguro de la nación, nacido y no nacido”.

La prohibición entrará en vigencia en mayo y es solo una de las numerosas nuevas restricciones de aborto en Utah, que incluyen un período de espera de 72 horas y una sesión educativa con consentimiento informado.

La medida permite algunas excepciones, como la violación, la deformidad fetal o amenazas graves para la salud de la madre.

Los defensores del aborto se comprometieron de inmediato a desafiar la ley en los tribunales. La Unión Americana de Libertades Civiles de Utah y Planned Parenthood anunciaron en una declaración conjunta que emprenderán acciones legales.

“Estas restricciones médicamente innecesarias pueden causar retrasos que obligan al aborto más tarde en el embarazo e impactan de manera desproporcionada a las mujeres que viven en áreas rurales de nuestro estado y a las familias en desventaja económica”, afirman los dos grupos.

Utah es uno de los varios estados en aprobar más restricciones sobre abortos en los últimos meses.

El gobernador republicano de Arkansas, Asa Hutchinson, también firmó una prohibición de 18 semanas. Mississippi, Iowa y Kentucky también se han movido para prohibir los abortos tan pronto como se detectan los latidos del corazón del bebé por nacer.

Se desconoce si la legislación se mantendrá si llega a la Corte Suprema de los Estados Unidos. El lunes, un juez federal dictaminó que la prohibición de 20 semanas de aborto en Carolina del Norte es inconstitucional.

Varios conservadores sospechan que se está gestando un enfrentamiento legal sobre el aborto debido a la cantidad de nuevas leyes sobre el aborto que están apareciendo en todo el país.

David French, de National Review, argumenta que los activistas pro-vida necesitan bombardear la rama judicial con desafíos legales a Roe v. Wade

“¿El objetivo del ala política del movimiento pro-vida es mordisquear los límites de la cultura estadounidense del aborto o enfrentarlo de frente?”, escribe French. “Es hora de tirar el guante, declarar al mundo (y a la Corte) que la era del incrementalismo ha terminado, y mostrar que la gente está lista para abrazar la vida”.

Fuente: Mundo Cristiano