Afirma vicario de Toluca que parejas del mismo sexo “Se pueden juntar pero no llamarse matrimonio”

Ni antropológicamente la unión de hombres o mujeres son validas: monseñor Fernández Orozco

Si bien parejas de hombres o mujeres pueden vivir juntos nunca ni antropológicamente pueden llamarse matrimonios, esa unión sólo corresponde a un hombre y una mujer, señaló el vicario de la diócesis de Toluca, monseñor Guillermo Fernández Orozco, quien pidió a los legisladores un poco de conciencia, pues legislan el futuro de del país.

Explicó que efectivamente las tres iniciativas que están en la mesa de análisis de la Legislatura Local han despertado mucha controversia, pues tiene que ver además de la aprobación del aborto con matrimonios igualitarios e inclusive la adopción de niños por estas parejas del mismo sexo.

En este sentido, aseguró que la adopción de niños ni siquiera tiene caso tocar el tema, pues los principales derechos que tienen los niños es a la vida y a tener un padre y una madre, inclusive las mismas Naciones Unidas hablan sobre los derechos de los niños.

Ahora bien, indicó que si hay personas que quieran vivir en esta situación, cada quien es libre de hacerlo, pues todos en algún momento tendrán que rendir cuentas al Creador, lo cierto, afirmó, es que a esa unión no siquiera antropológicamnete hablando se le puede llamar matrimonio.

Matrimonio, detalló la autoridad eclesiástica, viene del latín “mater” que significa abrirse a la vida, aunado a que una característica importante del matrimonio es que hay una complementación. De hecho, añadió todas las sociedades antiguas indican que el matrimonio es hombre y mujer.

Obviamente, recalcó el proyecto desde el punto de vista religioso el matrimonio es hombre y mujer, “habría que preguntarnos si hay complementación entre dos varones. Como personas hombre y mujer somos iguales ante el creador, pero hay diferencias porque un hombre no puede dar a luz”, aclaró.

En términos generales, aseveró el vicario general de la diócesis de Toluca, no se puede hablar que la unión de dos hombres o dos mujeres, sean matrimonio, ni siquiera desde el punto de vista antropológico, “no se puede untar el agua con el aceite”, añadió.

Finalmente, monseñor Fernández Orozco hizo un llamado a los legisladores a tomar conciencia de la gran responsabilidad que tienen, pues prácticamente están legislando sobre el futuro del país y por ende, son decisiones muy importantes.

Fuente: El Sol de Toluca